Inicio / Consejos / ¿Cómo lavar calzoncillos a mano para que queden perfectos?

¿Cómo lavar calzoncillos a mano para que queden perfectos?

¿Cómo lavar calzoncillos a mano para que queden perfectos?

Lavar la ropa interior a mano permite que dure mucho más tiempo, que sea más cómoda y que sus cualidades se mantengan prácticamente intactas. Debido a estos beneficios, cada vez son más las personas que optan por esta técnica de limpieza y desechan la lavadora para lavar estas pequeñas prendas. Pero, ¿cómo lavar los calzoncillos a mano? Aprende la forma más adecuada de lavarlos.

¿Por qué lavar a mano en lugar de en la lavadora?

La ropa interior tiende a absorber el sudor y los malos olores corporales, por lo que requiere de un lavado intenso. Los calzoncillos no son una excepción, por lo que lavarlos a mano permite que se mantengan en mejor estado durante más tiempo. Esto se debe a que no es un lavado tan agresivo como el que puede suponer un lavado a máquina.

Con el lavado a mano, las fibras del tejido se tratan con mayor delicadeza, lo que evita que se desgasten con rapidez. El aumento de su vida útil está garantizado, aunque no es el único beneficio. También se garantiza que los colores no se pierdan. Eres más consciente de qué prendas se están juntando y por ello es más difícil incurrir en errores como mezclar colores blancos y oscuros. Además, el cambio de agua y de producto para tratar los diferentes tejidos es más sencillo que en la lavadora.

En los casos en los que tengas que utilizar la lavadora, lo ideal es poner el programa más suave, ya que prácticamente todas incorporan algunos especiales para prendas delicadas. También es importante no juntar prendas de diferente color y evitar en la medida de lo posible la presencia de cloro en el agua. Este componente químico podría afectar a las fibras.

¿Cómo lavar los calzoncillos a mano?

Lavar los calzoncillos a mano es una tarea muy sencilla. Solo hay que dejarlos en remojo con jabón aproximadamente media hora, frotar suavemente, enjuagar y dejar secar. De todos modos, para conseguir un excelente resultado que no dañe los tejidos, hay que conocer la prenda a tratar y tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Leer las etiquetas. Las etiquetas ofrecen información importante para la limpieza de cualquier prenda de ropa. En ellas podrás ver la temperatura de lavado, el tipo de producto a utilizar y los materiales que componen la prenda. Gracias a estos datos no cometerás errores durante el lavado.
  • Lavar con frecuencia. Los calzoncillos, al igual que el resto de la ropa interior, están expuestos a un trato más exigente en el día a día. Por esta razón, es recomendable lavarlos con frecuencia y rotarlos para no desgastarlos rápidamente.
  • Dejar en remojo. Antes de comenzar a lavar los calzoncillos es recomendable dejarlos en remojo para que la suciedad salga fácilmente. De todos modos, recuerda no dejarlos demasiado tiempo, con media hora es suficiente.
  • Lavado suave. La delicadeza de esta prenda exige un lavado suave. Los tejidos son relativamente delicados, por lo que un trato agresivo acabará por romperlos. Además, se puede provocar que la tela envejezca antes de tiempo. Así que habrá que tratar con suavidad la prenda bajo el agua para eliminar las manchas.
  • Agua tibia o fría. Una temperatura elevada afecta de forma negativa a la tela. Esta empezará a perder color e incluso parte de su resistencia. Es recomendable utilizar agua fría o tibia para lograr mejores resultados.
  • No retorcer los calzoncillos para escurrirlos. Esta acción produce el desgaste de los tejidos, por lo que te recomendamos que los frotes suavemente con una toalla para eliminar el exceso de agua.
  • No utilizar la secadora. Para secar la ropa delicada lo mejor es dejar que pierda la humedad sobre una superficie plana, evitando así que se deforme. Utilizar la secadora implica someter la prenda a altas temperaturas, con el consecuente deterioro del tejido.

¿Qué jabones utilizar para lavar a mano?

Existen algunos productos específicos para el lavado a mano, que suelen estar elaborados a base de jabones neutros. No dañan la prenda, ya que no afectan a sus fibras, y tampoco dañan tus manos. Muchos de ellos incorporan aloe vera para el cuidado de la piel durante el lavado.

Puedes optar también por jabones ecológicos, orgánicos o biodegradables. En su fabricación no se utilizan componentes químicos de ningún tipo, por lo que son perfectos para prendas sensibles como la ropa interior. En caso de que no tengas a mano ninguno de estos jabones, el champú de bebé es una buena solución para no dañar la prenda.

Es importante que en ningún caso uses lejía para estos lavados, ya que estropeará las fibras de la prenda y acelerará su desgaste. También podría provocar irritaciones en la piel durante el uso de tu ropa interior.

En definitiva, cómo lavar calzoncillos a mano significa prestarles la atención que merecen. Usar agua fría o tibia, el producto adecuado y prestar atención a la etiqueta de la prenda son las claves para conseguir unos resultados excelentes.

Instagram